Una dosis de “Solidaridad”

Home » Una dosis de “Solidaridad”
medicamentos

En Mensajeros de la Paz buscamos lograr la inclusión social de todas las personas que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, promoviendo sus derechos, para lograr una vida digna y plena.

Siguiendo este objetivo, la asociación Mensajeros de la Paz invita sumarse a la campaña “Una dosis de solidaridad”, que busca recolectar medicamentos y pañales para las abuelas del hogar San José.

A través de esta campaña, la organización busca poner en relieve “el buen trato” y el derecho la salud para los adultos mayores, como punto básico para una mejor calidad de vida de la persona.

¿Cómo podés ayudar?

  1. Revisá tu botiquín.
  2. Chequeá la fecha de caducidad de los medicamento que tengas y ya nadie tome en tu casa.
  3. Acercalos a Olegario Andrade 358, entre Avellaneda y Bogotá, Caballito.
  1. Avisale a tus amigos y conocidos para que seamos más los que ayudamos.
  2. Otra opción es hacer una donación económica que permita comprar medicamentos y pañales que se necesitan mensualmente en el hogar. Hace click aquí y suma tu colaboración.
      • Con $50 x mes se puede comprar 1 paquete de pañales.
      • Con $100 x mes se puede comprar 1 paquete de pañales + 1 medicamento para la presión.
      • Con $150 x mes se puede comprar 2 paquetes de pañales + 1 medicamento para la presión + 1 protector gástrico/o analgésico.
      • Con $200 x mes se puede comprar 2 paquetes de pañales + 1 medicamento para la presión + 1 protector gástrico/o analgésico + 1 para el dolor de articulaciones / abdominal.

Lista de Medicamentos

En este documento encontrarás la lista de medicamentos que estamos necesitando. (Lista Medicamentos – Descargar)

Piezas de comunicación

A través de algunas piezas de comunicación buscamos viralizar la campaña. Te invitamos a verlas  y compartirlas en las redes sociales y por mail para invitar a tus amigos y familiares a colaborar.

Pieza 1 (descargar)

Pieza 2 (descargar)

Gacetilla de prensa (descargar)

MÁS INFO

Cuando hablamos de adultos mayores nos referimos no sólo a personas que tienen edad superior a 65 años (orden cronológico) sino que también a quienes se les cuestiona su funcionalidad (qué hacen o son capaces de hacer) y a quienes se discriminan y o se encuentran en situación de vulnerabilidad.

Según el INADI, la Argentina es el país con mayor población de personas adultas mayores de Sudamérica. Mientras que en el país la población mayor de 60 años asciende a 13,44%; en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires llega a casi el 22%.

Actualmente el adulto mayor se encuentra en un estado de vulnerabilidad, no sólo debido a su edad, sino también por situaciones de discriminación, muchas veces asociadas a su capacidad de acción, de autonomía, su estado de salud, socio económico, y género.

¿Qué dice la ONU sobre las adultas mayores?

Particular resonancia tiene la situación de las mujeres de edad, que se enfrentan a desigualdades como consecuencia de los papeles basados en el género que representan en la sociedad. Las relaciones entre los géneros estructuran todo el ciclo vital, influyen en el acceso a los recursos y las oportunidades, y sus repercusiones son tanto continuas como acumulativas.

Las diferentes circunstancias que conforman la vida de los hombres y las mujeres de edad son fruto de toda una vida de experiencias. Una buena salud, seguridad económica, una vivienda adecuada, un entorno propicio, acceso a la tierra y a otros recursos productivos, son todos elementos fundamentales para envejecer con dignidad; sin embargo, obtenerlos depende de decisiones y elecciones solo en parte determinadas por la persona individual.

La repercusión de las desigualdades de género en la educación y el empleo se vuelve más marcada entre las personas de edad. Como consecuencia de ello, las mujeres de edad tienen más probabilidades de ser pobres que los hombres. Además, las mujeres de edad con frecuencia asumen mayores responsabilidades en lo referente a la atención de la familia, al tiempo que se enfrentan a condiciones de trabajo inflexibles, edades de jubilación obligatorias y pensiones y otros beneficios sociales insuficientes, todo lo cual las deja, a ellas y a las personas a su cuidado, en una situación de extrema vulnerabilidad.

Sin duda, el envejecimiento, los problemas relacionados con los derechos humanos que plantea y su feminización introducen un cambio sin precedentes en el tejido social de todas las sociedades, con consecuencias de gran alcance.

Flyer campaña medicamentos-02